Una macro operación de la Policía Nacional ha permitido desarticular una red internacional de narcotraficantes asentada en España


Màs información de Segurpricat Siseguridad : la consultoria de seguridad
Màs información de Siseguridad Hoteles
Màs información de Segurpricat Siseguridad

Operación de la Policía Nacional junto a la Armada, la Agencia Tributaria y las policías de Portugal, Serbia, Croacia, Montenegro, Australia, Alemania y Reino Unido

Incautadas 3,5 toneladas de cocaína y 9,3 millones de euros a una red internacional de narcotraficantes asentada en España

Ex militares serbios importaban vía marítima la droga y una trama portuguesa de empresas y trabajadores de bancos blanqueaba los beneficios de su venta a cambio de un 5%

Tras varias fases durante cerca de dos años de investigaciones, un total de 69 personas han sido arrestadas -26 en España y 43 en el extranjero-, entre ellas el líder de la red, quien vivía a todo lujo en un domicilio de Madrid en el que se han hallado 773.000 euros

Para introducir la cocaína, la red usaba veleros, contenedores o marineros de buques mercantes que arrojaban en aguas españolas la droga en el interior de sacas herméticas que eran recogidas y trasladadas a puertos de la costa levantina

La rama económica se valía de empresas fantasma y una cadena propia de locales de envío de dinero para blanquear los beneficios y pagar a los productores del estupefaciente en Sudamérica

30-junio-2015.- Una macro operación de la Policía Nacional ha permitido desarticular una red internacional de narcotraficantes asentada en España, a la que se le han incautado 3.530 kilos de cocaína y 9.381.000 euros. En la operación han participado también la Armada Española, la Agencia Tributaria y las policías de Portugal, Serbia, Croacia, Montenegro, Australia, Alemania y Reino Unido. Tras varias fases y cerca de dos años de investigaciones, un total de 69 personas han sido arrestadas -26 en España y 43 en el extranjero-, entre ellas el líder de la red, quien, como supuesto ojeador futbolístico, vivía a todo lujo en un domicilio de Madrid en el que se han hallado 773.000 euros en efectivo. Desde la capital dirigía a ex militares serbios para importar vía marítima la droga. Para blanquear los beneficios de la venta del estupefaciente, el líder contrataba a su vez por un 5% a una trama portuguesa de empresas y trabajadores de bancos.

España como trampolín

La red desarticulada tenía sus principales bases de operaciones en Madrid y Valencia, aunque sus miembros viajaban con mucha frecuencia a lo largo de España y a terceros países como Holanda, Hungría, Croacia, Serbia, Montenegro, República Dominicana, Brasil, Perú, Colombia o Venezuela. Todos estos desplazamientos buscaban contactar con los proveedores de la cocaína y preparar la logística de los envíos. Dentro de este esquema, nuestro país suponía destino para la venta de la droga, así como trampolín para su posterior distribución en el resto de Europa.

Para introducir la cocaína en España la red utilizaba cuatro métodos. El principal era embarcar la droga en buques mercantes que atracaran en Sudamérica y tuvieran como destino España; una serie de integrantes de la red que trabajaban como marineros en estos buques se encargaban de asegurar el estupefaciente en sacas acuáticas herméticas que arrojaban al mar ya en aguas españolas para que pequeñas embarcaciones de recreo o pesqueras las trasladaran a puertos deportivos de la costa levantina. El segundo de los métodos es el conocido como “gancho ciego”, que consiste en, sin el conocimiento de la empresa legal exportadora, ocultar la droga junto a mercancía legal en el interior de contenedores precintados, que son abiertos por los narcos en el puerto de llegada para recuperar el estupefaciente. En tercer lugar, creaban sociedades mercantiles constituidas con la intención de utilizarlas como “tapaderas” para introducir la droga en nuestro país. Por último, también utilizaban veleros de grandes dimensiones para transportar desde Sudamérica a Europa la sustancia estupefaciente.

50 millones transferidos

Tras vender la droga transportada desde Sudamérica, el líder de la red pagaba a una segunda rama en torno a un 5% de los beneficios para blanquearlos. La trama económica, de origen brasileño-portugués, estaba asentada en Madrid, Barcelona, Vigo y Lisboa. En estas ciudades contaban con establecimientos abiertos al público para el envío de dinero. Todos estos establecimientos pertenecían a una empresa tapadera constituida al efecto y que ha sido cerrada tras la operación policial. El modus operandi para el blanqueo consistía en recoger en mano el dinero de la droga, trasladarlo en vehículos caleteados (con huecos que permitían ocultar la droga) hasta Portugal, ingresarlo en las cuentas de la empresa de envío de dinero y otras mercantiles conexas al grupo y por último remitirlo a Sudamérica mediante identidades de personas de Brasil, sin el conocimiento de éstos. De esta manera, y contando con la participación de trabajadores de entidades bancarias, los investigados podrían haber enviado más de 50 millones de euros a Sudamérica en los últimos años.

En total, durante la investigación se ha detenido a 69 personas en Madrid (22), Valencia (3), Vigo (1), Barcelona (1), Portugal (28) y otros países (15) como Croacia, Montenegro o Serbia. A lo largo de dos años, los agentes han bloqueado 107 cuentas bancarias y se han incautado de un total de 3.530 kilos de cocaína y 9.381.000 euros (773.000 de ellos en el domicilio del líder en Madrid), 322 plantas de marihuana en un chalé de Seseña (Toledo), 5 turismos y una motocicleta, 4 embarcaciones y una pistola.

La investigación ha sido desarrollada por agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, con la participación de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia, la UDYCO y la UDEF centrales, GEO, CITCO, Armada Española, Agencia Tributaria y las policías de Serbia, Croacia, Montenegro, Australia, Alemania y Reino Unido.

Julian Flores @juliansafety
Director de seguridad,Segurpricat Siseguridad

     

Agentes de la Policía Nacional han logrado evacuar a dos menores, de 5 y 6 años de edad, atrapados en el incendio de su vivienda


Màs información de Segurpricat Siseguridad : la consultoria de seguridad

Julian Flores @juliansafety
Director de seguridad,Segurpricat Siseguridad

     

Los policías consiguieron rescatarlos desde la azotea del inmueble donde los niños se habían refugiado

Agentes de la Policía Nacional logran evacuar a dos menores atrapados en un incendio en Jerez de la Frontera

Un viandante avisó a la Sala del 091 que en una vivienda de la zona por donde paseaba se encontraba en llamas

En apenas tres minutos, una patrulla policial se aproximó y accedió al inmueble a través de una escalera lateral que condujo a los policías hasta los niños de 5 y 6 años de edad

01-julio-2015.- Agentes de la Policía Nacional han logrado evacuar a dos menores, de 5 y 6 años de edad, atrapados en el incendio de su vivienda en Jerez de la Frontera (Cádiz). Un viandante avisó a la Sala del 091 que en un inmueble de la zona por donde paseaba se encontraba en llamas. En apenas tres minutos, una patrulla policial se aproximó y accedió al inmueble a través de una escalera lateral que condujo a los policías hasta la azotea donde estaban los niños refugiados.

Los hechos ocurrieron sobre las 11:45 horas del día de ayer. Un viandante que paseaba por la zona comunicó que se había declarado un incendio en una vivienda ubicada en el distrito sur de Jerez de la Frontera. Paralelamente, la Sala del 091 trasladó la información al consorcio de Bomberos para dar aviso del incidente. A su llegada, los agentes comprobaron que el inmueble se veía envuelto en un incendio de grandes dimensiones y que desprendía gran cantidad de humo. Los vecinos les informaron que en el interior de la casa se encontraban dos niños de corta edad.

La vida de los menores en riesgo

Ante el riesgo manifiesto para la vida de los niños, los agentes decidieron entrar en la vivienda para tratar de evacuar a los menores. Optaron por intentar derribar la puerta antes de la llegada de los efectivos de bomberos. Una tarea complicada debido a que la puerta era blindada y no había ningún otro medio de acceso posible.

Minutos después, llegó un equipo de bomberos a la parte contraria de la urbanización y facilitaron a los policías, a través de un muro cercano, un hacha de grandes dimensiones para derribar el acceso a la vivienda. De este modo, los policías lograron subir por una escalera lateral hasta la azotea y allí encontraron a los niños. Los agentes los pusieron a salvo y los apartaron de la gran cantidad de humo que emanaban las plantas inferiores hasta que los efectivos de bomberos pudieron extinguir las llamas que afectaban a la práctica totalidad de la planta inferior de la casa.

Los menores fueron cogidos en brazos por los agentes que los llevaron hasta la vía pública donde estaban los servicios sanitarios para asistir a las víctimas. Además, uno de los niños tuvo que ser trasladado a un hospital cercano para recibir tratamiento médico adicional.

Los agentes actuantes pertenecen al Grupo de Atención al Ciudadano de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Jerez de la Frontera (Cádiz).

curso de verano “Ciencia y Policía”, organizado por el Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Policiales (IUICP)


Màs información de Segurpricat Siseguridad : la consultoria de seguridad

Julian Flores @juliansafety
Director de seguridad,Segurpricat Siseguridad

     

Francisco Martínez: “La eficacia y profesionalidad de los servicios científicos de nuestras fuerzas policiales constituyen uno de los mejores activos para que se haga justicia”

Ministerio del Interior

Sigüenza (Guadalajara), 01/07/2015

El secretario de Estado de Seguridad  ha intervenido en el curso de verano “Ciencia y Policía”, organizado por el Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Policiales (IUICP)

Martínez ha destacado el trabajo de los más de 2.000 hombres y mujeres que desempeñan labores de policía científica en la Policía Nacional y de los más de 500 en el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, así como su activa participación en las redes internacionales de policías forenses

El secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, ha participado hoy en Sigüenza (Guadalajara) en el curso de verano “Ciencia y Policía”, organizado por el Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Policiales (IUICP) – organismo mixto que depende de la Secretaría de Estado de Seguridad y de la Universidad de Alcalá- y que este año celebra su 9ª edición.

En su intervención, Francisco Martínez ha destacado el trabajo de los más de 2.000 hombres y mujeres que desempeñan labores de policía científica en la Policía Nacional y de los más de 500 en el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil que “no sólo ponen la ciencia al servicio de la investigación policial sino que toda su actuación está abierta a la prueba en contrario y a la refutación”. “Su labor, -ha añadido- no cesa hasta que alcanzan pruebas que están más allá de toda duda razonable”.

Según Martínez, “la entrega y el alto grado de profesionalidad de los hombres y mujeres que integran los servicios científicos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, constituyen uno de los mejores activos de los que dispone la sociedad española para que la verdad se haga paso y se haga justicia”.
El secretario de Estado de Seguridad que, ha  puesto de relieve el liderazgo de los servicios científicos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ha destacado el trabajo investigativo y científico de ambos cuerpos que “ha sido decisivo para resolver algunos casos concretos”. Entre ellos, se ha referido a la rápida identificación de los fallecidos en el accidente ferroviario del tren Alvia en Santiago de Compostela o  a la resolución, mediante pruebas genéticas, del homicidio del Primer Ministro serbio, Zoran Djindic.

Formación y ciencia al servicio policial

Francisco Martínez ha destacado la activa participación tanto de Guardia Civil como de la Policía Nacional en las redes internacionales de policías forenses y, ha recordado que desde principios de los años 90 la Policía Científica estuvo presente en la creación de la Red Europea de Institutos de Ciencias Forenses (ENFSI), que agrupa 62 laboratorios policiales, universitarios o del ámbito de la justicia en 35 países. Asimismo, ha destacado las labores formativas de la Comisaría General de Policía Científica y el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil en países como México, Honduras, Nicaragua, Portugal, Marruecos, Rumanía o Turquía, entre otros.

Martínez ha puesto como ejemplo la colaboración de los servicios científicos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado en numerosas investigaciones sobre el terreno. Entre ellas, se ha referido a la investigación del asesinato del primer ministro libanés Rafiq Hariri realizada por el Tribunal Penal Internacional; la identificación de víctimas del penal de Comayagua, en Honduras; el atentado terrorista en Marraquech, en abril de 2011 y, recientemente, el siniestro aéreo de German Wings o el terremoto de Nepal. “Estos casos son prueba del buen hacer de la Policía Nacional y de la Guardia Civil que se sustenta en un alto grado de formación y especialización técnica. De ahí, -ha añadido- que sea tan necesaria la estrecha colaboración entre los equipos de la policía científica y las Universidades y los centros de investigación”, ha subrayado Martínez.

En este contexto, el secretario de Estado de Seguridad ha afirmado que “si la colaboración es especialmente relevante en numerosos ámbitos de la seguridad, en el de la investigación policial resulta imprescindible que la policía y los centros de investigación forense trabajen, codo con codo, para desarrollar nuevas técnicas y afinar las ya existentes”. En este sentido, ha subrayado que “para ser un buen policía científico hay que ser primero un buen científico y saber conjugar los conocimientos teóricos con las más variadas técnicas de trabajo”. Por ello, ha destacado que en el año 2007 la Secretaría de Estado de Seguridad y la Universidad de Alcalá crearon el Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Policiales, para que los alumnos pudieran conocer y poner en práctica los conocimientos, de modo que la investigación esté orientada a resolver casos forenses concretos.

Francisco Martínez ha concluido su intervención agradeciendo al Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Policiales la organización de este tipo de cursos donde los asistentes tendrán acceso a las nuevas técnicas y metodologías que “es preciso conocer y dominar en el campo de la investigación criminalística”.
Visita el perfil de Julián Flores @juliansafety de Pinterest.