COLABORACION DEL PERSONAL DE SEGURIDAD CON LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD.


Conoce la nueva web app de Segurpricat
Conoce la nueva web app de Segurpricat
Para màs información Haz click
Para màs información Haz click

LEY DE SEGURIDAD PRIVADA 5/2014 :COLABORACION DEL PERSONAL DE SEGURIDAD PRIVADO CON LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD.

PREAMBULO III de la ley de Seguridad privada 5/2014

La ley de Seguridad privada 5/2014 en vigor

pasa de poner el acento en el principio de la subordinación de la anterior ley del 92 a desarrollar más eficazmente el principio de complementariedad a través de otros que lo desarrollan, como los de cooperación o de corresponsabilidad, mediante una técnica legislativa más flexible que permite una adaptación permanente a los cambios que experimente la sociedad sin que sea precisa una reforma de rango legal para ello.

En la relación especial que mantiene la seguridad privada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, auténticos garantes del sistema de libertades y derechos que constitucionalmente protegen, se hace necesario avanzar en fórmulas jurídicas que reconozcan el papel auxiliar y especialmente colaborador desempeñado por la seguridad privada, de forma que, además de integrar funcionalmente sus capacidades en el sistema público de seguridad, les haga partícipes de la información que resulte necesaria para el mejor cumplimiento de sus deberes.

Articulo 31 Protección jurídica de agente e la autoridad.

Se considerarán agresiones y desobediencias a agentes de la autoridad las que se cometan contra el personal de seguridad privada, debidamente identificado, cuando desarrolle actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

  1. c) Complementar el monopolio de la seguridad que corresponde al Estado, integrando funcionalmente sus medios y capacidades como un recurso externo de la seguridad pública. … está bastante claro que estar calificados, ya en sí mismos, como un recurso externo de la seguridad pública, deja patente que estás colaborando y bajo el mando de ellos en todo momento.

Artículo 8.de la ley de Seguridad Privada. Principios rectores.

2. Los prestadores de servicios de seguridad privada colaborarán, en todo momento y lugar, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, con sujeción a lo que éstas puedan disponer en relación con la ejecución material de sus actividades.

  1. De conformidad con lo dispuesto en la legislación de fuerzas y cuerpos de seguridad, las empresas de seguridad, los despachos de detectives y el personal de seguridad privada tendrán especial obligación de auxiliar y colaborar, en todo momento, con éstas en el ejercicio de sus funciones, de prestarles su colaboración y de seguir sus instrucciones, en relación con los servicios que presten que afecten a la seguridad pública o al ámbito de sus competencias.

 

Aquí tenemos otra prueba, sobre todo en la segunda y tercera parte resaltada, y en la especialmente resaltada más aún, de que estamos en todo momento “en coordinación y bajo el mando de…” Seguimos…

Artículo 14 de la Ley de Seguridad Privada. Colaboración profesional.

  1. La especial obligación de colaboración de las empresas de seguridad, los despachos de detectives y el personal de seguridad privada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se desarrollará con sujeción al principio de legalidad y se basará exclusivamente en la necesidad de asegurar el buen fin de las actuaciones tendentes a preservar la seguridad pública, garantizándose la debida reserva y confidencialidad cuando sea necesario. Aquí, además de volver a imponer la colaboración, habla de que esa colaboración se entenderá cuando las acciones vayan encaminadas a preservar la seguridad pública
    (es decir, siempre que no se trabaje sobre normativa interna del centro donde se preste servicio) Seguimos…

 

Artículo 16 de la Ley de Seguridad Privada. Coordinación y participación.

 

  1. El Ministerio del Interior o, en su caso, el órgano autonómico competente adoptará las medidas organizativas que resulten adecuadas para asegurar la coordinación de los servicios de seguridad privada con los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. …Más de lo mismo… Finalmente, y no por ello menos importante, conviene tener en cuenta lo que dice, ya a la cabeza de la normativa, el preámbulo de la Ley, exponiendo definitivamente, que a efectos legales, se considera que estamos trabajando constantemente con la presencia de las FFCCS: “La proyección de la Administración del Estado sobre la prestación de servicios de seguridad por entidades privadas y sobre su personal se basa en el hecho de que los servicios que prestan forman parte del núcleo esencial de la competencia exclusiva en materia de seguridad pública atribuida al Estado por el artículo 149.1.29.ª de la Constitución, y en la misión que, según el artículo 104 del propio texto fundamental, incumbe a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, bajo la dependencia del Gobierno, de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana.” …Y seguidamente dice:

“A partir de ahí, se establece un conjunto de controles e intervenciones administrativas que condicionan el ejercicio de las actividades de seguridad por los particulares. Ello significa que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han de estar permanentemente presentes en el desarrollo de las actividades privadas de seguridad, conociendo la información trascendente para la seguridad pública que en las mismas se genera y actuando con protagonismo indiscutible, siempre que tales actividades detecten el acaecimiento de hechos delictivos o que puedan afectar a la seguridad ciudadana.”

 

Reglamentariamente se establecerán las condiciones y requisitos para la prestación de estos servicios.

 

A continuación, expondré brevemente algo de la aún vigente Ley 2/86 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad., que nos aclarará la diferencia entre cuando colabora un ciudadano con las FFCCS y cómo colabora el personal de Seguridad privado con el Vigilante de Seguridad habilitado por el Ministerio de Interior –VS-:

 

 

Artículo 4 1. Todos tienen el deber de prestar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad el auxilio necesario en la investigación y persecución de los delitos en los términos previstos legalmente.

 

  1. Las personas y entidades que ejerzan funciones de vigilancia, Seguridad custodia referidas a personal y bienes o servicios de titularidad pública o privada tienen especial obligación de auxiliar o colaborar en todo momento con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

 

  1. Veamos que vienen en dos apartados distintos, pues todos los ciudadanos, la única obligación que se les impone, es la de auxiliarles con respecto a lo necesario para la investigación y persecución de delitos, mientras que la Seguridad Privada está colaborando EN TODO MOMENTO y en todos los aspectos… Sería normal caer en el error, a mi entender, de interpretar, como han hecho muchos, que el 31 habla específicamente de cuando estemos acompañados o en compañía física de las FFCCS; nada más lejos de la realidad, y esto podemos comprobarlo, comparando los artículos adecuados al efecto…

 

 

 

  1. El Articulo 31 de la Ley de Seguridad privada en vigor.: Se considerarán agresiones y desobediencias a agentes de la autoridad las que se cometan contra el personal de seguridad privada, debidamente identificado, cuando desarrolle actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. … y lo que dice el artículo 41 de la Ley de Seguridad Privada. Servicios de vigilància y protección

 

  1. Punto 2. Requerirán autorización previa por parte del órgano competente, los siguientes servicios de vigilancia y protección, que se prestarán en coordinación, cuando proceda, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y de acuerdo con sus instrucciones Cuando así se decida por el órgano competente, y cumpliendo estrictamente las órdenes e instrucciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, podrán prestarse los siguientes servicios de vigilancia y protección: … y es que es muy importante la diferencia entre “estar en cooperación y bajo el mando” y “estar coordinados con…” o “cumpliendo estrictamente las órdenes e instrucciones de las FFCCS”, ya que “estar coordinados con…” o “cumplir órdenes e instrucciones estrictas” se daría en los Servicios de los que establece esta ley de Seguridad privada, mientras que estar “en cooperación y bajo el mando de…”, la ley lo repite varias veces y deja claro que se da siempre, y también habría que tener en cuenta la diferencia entre que hable de “los servicios de vigilancia y protección” (haciendo referencia a los servicios, en todo su contexto) y cuando habla de “actividades de seguridad privada”; y fijémonos que esto (de los servicios, y no de las actividades) lo dice en las dos ocasiones en el artículo 41, vamos, que cuando quiere decir servicios dice servicios, y cuando quiere hablar de actividades, habla de actividades, e igualmente así con lo demás. Esta puntualización sobre tener dicha condición trabajando en labores puramente de seguridad, en defensa de las leyes, en parte, tiene su sentido

 

 

  1. Otro dato más que nos ayuda a clarificar un poco más el sentido del artículo 31, y alejarlo aún más de esa simple interpretación de “solo cuando estemos con la policía”, Cuando el personal de seguridad privada debidamente identificado actúe con los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o siguiendo sus instrucciones, tendrá la consideración legal de agente de la autoridad. … aquí hay que pararse a ver cómo dice explícitamente que sería “cuando actúen con los miembros de las FFCCS o siguiendo sus instrucciones”, una vez más, podemos comparar el actual artículo 31, que lejos de asemejarse a lo que decía el anterior, se asemeja al actual artículo 1, dejando claro que no se establece la anterior condición de estar acompañados por las FFCCS o siguiendo instrucciones directas, sino que como dice el artículo 1, se aplicará a la realización de ACTIVIDADES en cooperación/colaboración o en subordinación/bajo el mando, de las FFCCS, es decir, todas las que dicha ley, en el desarrollo de nuestro trabajo, enfoca a la salvaguarda de la seguridad pública.

 

 

  1. Observad, como factor importante, que la ley trata de modo distinto a los SERVICIOS y a las ACTIVIDADES. La ley habla de la presencia y el control de las FFCCS EN TODO MOMENTO con respecto a las ACTIVIDADES, no siendo así sobre LOS SERVICIOS. En los servicios hay que diferenciar cuando estamos actuando conjuntamente y cuando no, al contrario que en las actividades, pues ya especifica que se está en todo momento en cooperación y bajo el mando de estas, y que se considera a las FFCCS como presentes en dichas actividades. El 31 tiene la funcionalidad que comentamos, precisamente porque cita dicha cooperación con respecto a las ACTIVIDADES del personal de Seguridad privado entre ellos el Vigilante de Seguridad -VS- .

 

  1. Otro dato MUY importante a tener en cuenta (tanto que es lo que -por su anterior carencia- hasta ahora ha sido usado por una corriente jurista bastante amplia, entre los contrarios a que tuviéramos el carácter de agente de la autoridad), es la condición de funcionario público a efectos penales que nos otorgaba el Tribunal Supremo en su sentencia STS 4778/2013, en la que exponía: Y tal condición, dice el recurrente, no concurre en el mismo, que era un vigilante de seguridad, lo que le sitúa entre los meros “auxiliares” de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, conforme a la Ley 23/1992 de 30 de julio. Olvida el recurrente que es precisamente esa condición la que lleva a que los vigilantes de seguridad se deban clasificar entre los sujetos a que se refiere el artículo 24.2 del Código Penal , en cuanto que, conforme a la citada Ley, y habiendo sido legalmente investido de esa condición, la función que desempeña tiene, a los efectos penales, la consideración de funcionario, lo que, como en el caso de la Sentencia nº TS 850/2006 de 12 de julio , le reportaría la exención de responsabilidad penal, si se adecua al ejercicio proporcionado de la misma.

 

  1. El artículo 24 del Código Penal caracteriza como funcionario a los efectos penales, no solamente a quienes tienen tal condición conforme al estatuto regulado en leyes administrativas, sino a todo el que, incluso sin tal condición, participe en el ejercicio de funciones que sean públicas. Y no cabe duda de que la seguridad lo es y “auxiliar” es una forma de participar. Ya de por sí, esta sentencia nos confiere el carácter de funcionario público a efectos penales, que por sí mismo, y atendiendo a la naturaleza de nuestras funciones, puede ser usado casi en los mismos casos que la condición de agente de la autoridad, a efectos penales. Conviene, igualmente, leer las declaraciones de Francisco Márquez, portavoz del legislador en el Congreso, con respecto al hecho de la condición jurídica y la consideración de estar legalmente siempre con las FFCCS: …Esta ley aporta mayores garantías y protección al personal  del sector de la seguridad privada  y lo hace con esa nueva concepción de cuándo y cómo es posible darle la consideración de agentes de la autoridad, siempre en coordinación y cooperación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, lo que, por cierto, es coherente con la reforma del Código Penal que estamos tramitando en esta misma Cámara, concretamente en sus artículos 554 y 556…. …Creo que si hubiera un elemento de inseguridad en ese momento, las personas de alrededor estarían muy satisfechas de que alguien interviniera en una primera instancia.
  2. Si es un agente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por supuesto, pero si no es posible porque no hayan llegado hasta ese momento y fuera un vigilante de seguridad del edificio que está vigilando el que está intentado prevenir o intentado que no se produzca aquel elemento que provoca la inseguridad en el colectivo de ciudadanos bajo cooperación, mando y, a posteriori evidentemente, puesta a disposición de los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad… Deseo que lo expuesto en este texto sea suficiente para entender la condición jurídica que ostentán el personal de Seguridad privado como es el caso de los Vigilantes de Seguridad habilitado- VS- con la nueva Ley de Seguridad Privada 5/2014 en el ejercicio de las funciones en su puesto de trabajo
  3. Siseguridad.es

    www.siseguridad.com.es/

    1 de sept. de 2014 – Director Ceo Segurpricat Consulting Consultoria de Seguridad Nacional e internacional para latinoamerica:Formación en Seguridad …

  4. Nuestros servicios de Consultoria – Siseguridad.es

    www.siseguridad.com.es/p/nuestros-servicios.html

    Siseguridad.es Consultoria de seguridad es la formación en materia de seguridad … Como Consultoría de Servicios Integrales de Seguridad,SISEGURIDAD , a …

  5. Contacto – Siseguridad.es

    www.siseguridad.com.es/p/contacto.html

    Siseguridad.es Consultoria de seguridad es la formación en materia de seguridad privada from julian … Consultores Seguridad Privada Integral SISEGURIDAD.

  6. segurpricat consulting: Quien soy – Siseguridad.es

    www.siseguridad.com.es/p/quien-soy.html

    Me llamo Julián Flores, soy consultor de seguridad internacional para Latinoamerica de siseguridad como también Director de Seguridad habilitado por el …

Anuncios

3 comentarios en “COLABORACION DEL PERSONAL DE SEGURIDAD CON LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD.

  1. Si es un agente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por supuesto, pero si no es posible porque no hayan llegado hasta ese momento y fuera un vigilante de seguridad del edificio que está vigilando el que está intentado prevenir o intentado que no se produzca aquel elemento que provoca la inseguridad en el colectivo de ciudadanos bajo cooperación, mando y, a posteriori evidentemente, puesta a disposición de los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad… Deseo que lo expuesto en este texto sea suficiente para entender la condición jurídica que ostentán el personal de Seguridad privado como es el caso de los Vigilantes de Seguridad habilitado- VS- con la nueva Ley de Seguridad Privada 5/2014 enel ejercicio de las funciones en su puesto de trabajo

    Me gusta

  2. COLABORACION DEL PERSONAL DE SEGURIDAD PRIVADO CON LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD FCSE. Otro dato más que nos ayuda a clarificar un poco más el sentido del artículo 31, y alejarlo aún más de esa simple interpretación de “solo cuando estemos con la policía”, Cuando el personal de seguridad privada debidamente identificado actúe con los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o siguiendo sus instrucciones, tendrá la consideración legal de agente de la autoridad. … aquí hay que pararse a ver cómo dice explícitamente que sería “cuando actúen con los miembros de las FFCCS o siguiendo sus instrucciones”, una vez más, podemos comparar el actual artículo 31, que lejos de asemejarse a lo que decía el anterior, se asemeja al actual artículo 1, dejando claro que no se establece la anterior condición de estar acompañados por las FFCCS o siguiendo instrucciones directas, sino que como dice el artículo 1, se aplicará a la realización de ACTIVIDADES en cooperación/colaboración o en subordinación/bajo el mando, de las FFCCS, es decir, todas las que dicha ley, en el desarrollo de nuestro trabajo, enfoca a la salvaguarda de la seguridad pública. http://wp.me/p2n0O4-2C5 vía @segurpricat

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s