Seis multinacionales españolas que se han ganado la confianza de Pekín Empresas como: Indra, Prosegur, Repsol… y Finanzas.


Seis multinacionales españolas que se han ganado la confianza de Pekín
Pekín está abriendo las puertas de sectores altamente sensibles a seis grandes empresas españolas que se han ganado la confianza de los líderes comunistas. Play El gigante de la consultoría tecnológica, Indra, ha diseñado el sistema que gestiona el tráfico aéreo de ocho regiones del gigante asiático que, en su conjunto, equivalen a cuatro millones de kilómetros cuadrados u ocho veces el tamaño de España. Las soluciones técnicas de la multinacional española incluyen un avanzado programa de gestión de vuelos por trayectorias en cuatro dimensiones (las tres tradicionales más el tiempo), sistemas de comunicaciones y predicción de conflictos entre rutas y, por último, equipos y protocolos para secuenciar los despegues y aterrizajes en 50 aeropuertos simultáneamente. La fe de los políticos comunistas en la consultora de nuestro país es lo suficientemente intensa como para no haberle concedido sólo contratos que pueden afectar a las vidas de millones de pasajeros, sino también otros, quizás más espinosos, relacionados con la prevención de amenazas entre las que destacan las terroristas. Durante los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008, Indra tuvo una de las llaves de la caja fuerte en la que se convirtió la capital china tras vender y poner en marcha cuatro radares secundarios para reforzar la vigilancia del espacio aéreo de la ciudad. Prosegur, pese a que sólo lleva dos años en la segunda potencia mundial, también ha participado en la seguridad de eventos deportivos de proyección global. Junto con su socio local, Weldon Security, desplegó a 1.375 agentes para vigilar los accesos a las principales instalaciones del Gran Premio de Fórmula 1 que se celebró en Shanghái en 2013, controló el ingreso a la pista y gradas y cubrió palmo a palmo el vallado perimetral. El recinto poseía un aforo de 200.000 personas, superior al que ofrecerían los estadios Santiago Bernabéu y Nou Camp juntos. Fan Di’an, César Alierta (Telefónica), Chang Xiaobing (China Unicom) Fan Di’an, César Alierta (Telefónica), Chang Xiaobing (China Unicom) La asignatura pendiente de Prosegur ahora podría ser multiplicar su expansión en el gigante asiático, que engrasó sus fuerzas de seguridad con 130.000 millones de dólares el año pasado, una cifra considerable teniendo en cuenta que superó el presupuesto total del ejército. Más remota parece la posibilidad de que intente participar en los servicios de protección que necesitan los colosos chinos de las materias primas en lugares como África y Oriente Medio, tanto en los emplazamientos de los yacimientos y refinerías como a bordo de los cargueros que, repletos de fuel o valiosas materias primas, se exponen a los ataques de los piratas del Golfo de Adén, frente a las costas de Yemen y Somalia. De China al mundo y del mundo a China Precisamente la alianza con firmas chinas de relumbrón para realizar ambiciosos proyectos en el extranjero es una de las especialidades de Técnicas Reunidas. Ha participado en grandes concursos de ingeniería petroquímica en Latinoamérica y Oriente Medio con los tres imperios chinos del petróleo y el refino, es decir, Sinopec, CNPC-PetroChina y CNOOC. El gigante asiático ha confiado en la tecnología y experiencia de la firma española para acceder a combustibles fósiles en todo el mundo y para que sus empresas puedan competir con imperios del músculo y sofisticación de ExxonMobil o BP. Repsol también ha cortejado con éxito al Big Oil de la segunda potencia mundial, utilizando en este caso Latinoamérica como gran tarjeta de visita. La multinacional presidida por Antonio Brufau selló una alianza con Sinopec en Brasil en 2010 para alumbrar un gigante valorado en 17.8000 millones de dólares y participado al 60% por la petrolera de nuestro país. Brufau buscaba la financiación necesaria para multiplicar sus inversiones en bloques brasileños como Guará y Cairoca, dos enormes yacimientos capaces de rivalizar con las minas de ‘oro negro’ de Venezuela o Arabia Saudí. Antonio Brufau (Repsol) junto al ex presidente de Sinopec, Su Shulin. Antonio Brufau (Repsol) junto al ex presidente de Sinopec, Su Shulin. Pero Repsol y Técnicas Reunidas no sólo han abierto las puertas de su vecindario, sino que también han penetrado en el de sus socios y clientes. Así, la primera no se ha conformado con la construcción , a través de su filial Dynasol, de una fábrica que genera 100.000 toneladas al año de caucho sintético, sino que ha cerrado igualmente un acuerdo de transferencia tecnológica para que Jilin Shenhua ponga en marcha hasta tres plantas que producirán unos derivados del plástico llamados polioles poliméricos.

Canal de Videos

Se puede decir que Técnicas Reunidas, después de 23 años en el país y decenas de proyectos que van desde el refino hasta los fertilizantes, la energía, las infraestructuras o la siderurgia, es una compañía que aprovechó desde el primer momento la oportunidad que representaba el gigante asiático. Llegó cuando sus futuros socios y clientes acababan de escindirse del Ministerio del Petróleo y los ha acompañado, creciendo también con ellos, desde una infancia marcada por el desarrollo local y la reverencia ante los rivales estadounidenses hasta una juventud llena de ambición en la que ya han empezado a batirlos en algunos rincones del globo. Telecomunicaciones y dilemas Mientras Repsol y Técnicas Reunidas se incrustan cada vez más en el corazón petroquímico de China, hay otras dos empresas españolas que intentan hacer lo mismo en un ámbito no menos peliagudo para una dictadura comunista: las telecomunicaciones. Telefónica y China Unicom, además de mantener una participación cruzada, hacen lobby juntas en todas las grandes capitales del mundo para que los reguladores adopten sus estándares y no los de sus competidores, cooperan en ámbitos tan distintos como las áreas de compras o el diseño de plataformas móviles y ofrecen unos amplísimos servicios de roaming. El segundo jugador español está más especializado y, a diferencia de la empresa presidida por César Alierta, ha desplegado operaciones específicas para el mercado chino. Gowex gestiona ya el WI-FI gratis y las conexiones inalámbricas inteligentes de uno de los mayores puertos del mundo, el de Ningbo, y espera pescar con fuerza en el caladero de otros 99 ayuntamientos en los que las autoridades comunistas han decidido implantar servicios de este tipo antes de 2016. Cuenta para ello con dos socios de postín: el proveedor de banda ancha en el sur de China Eastern FiberNet y el coloso estatal del hardware de telecomunicaciones ZTE. Seis multinacionales españolas que se han ganado la confianza de Pekín A pesar de todos estos éxitos, ni Gowex ni Telefónica, ni tampoco Indra, Prosegur, Técnicas Reunidas o Repsol están a salvo de los graves dilemas morales que asaltan a las multinacionales que proceden de países democráticos en China. Desean, por un lado, exprimir la enorme oportunidad que representa uno de los mayores mercados del mundo y, por otro, se preguntan dónde deben poner el límite en las profundas relaciones que necesitan para posicionarse en sus sectores estratégicos cuando las autoridades que los regulan cometen abusos, según Human Rights Watch,contra de los derechos humanos de su propia población y toleran prácticas empresariales de dudoso encaje legal en Europa. Los líderes comunistas también sufren sus propios dilemas con la penetración de las empresas extranjeras en ámbitos altamente sensibles. Su hambre de inversión y tecnología, esenciales para mantener grandes cifras de crecimiento y catapultar los niveles de bienestar de millones de personas, exigen abrir sectores claves a la participación de unas multinacionales como las españolas, que les han dado motivos para confiar en ellas durante años pero que, al mismo tiempo, defienden sus propios intereses y líneas rojas, provienen de un país miembro de la OTAN con bases americanas en su territorio y a veces, como le ocurre a Indra, pueden llegar a ser proveedoras del Pentágono y de las fuerzas de seguridad del gigante asiático al mismo tiempo.

Seis multinacionales españolas que se han ganado la confianza de Pekín,Empresas y Finanzas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s